Pinterest
Ideas geniales para dar una segunda oportunidad a los cajones de tus muebles antiguos.

Ideas para reciclar nuestros cajones

Ideas geniales para dar una segunda oportunidad a los cajones de tus muebles antiguos.

Una librería para los niños

Una librería para los niños

Se acerca el verano y seguro que muchos estáis con la 'operación bikini'. Eso significa comida sana, ejercicio...¡y mucha fruta! La temporada de verano nos trae frutas tan ricas como melocotones o...

SHOE SHELF: plastic crate and some push pins :) Shoe piles on the floor are so messy and if you have a baby, the pile doesn't last long. Put the shelf up high enough to where only Mom can reach the shoes.

SHOE SHELF: plastic crate and some push pins :) Shoe piles on the floor are so messy and if you have a baby, the pile doesn't last long. Put the shelf up high enough to where only Mom can reach the shoes.

Muebles con cajas de plástico - Disfrutar más consumiendo menos

Muebles con cajas de plástico - Disfrutar más consumiendo menos

. . . . . . . . . . . . El detalle que hace la diferencia: Ideas para hacer muebles y cosas utiles para la casa a partir de botellas de plastico PET, envases, llantas y palets.

. . . . . . . . . . . . El detalle que hace la diferencia: Ideas para hacer muebles y cosas utiles para la casa a partir de botellas de plastico PET, envases, llantas y palets.

Si eres pez, y especialmente un pargo lunarejo, este crustáceo de unos 4cm de largo podría ser tu peor pesadilla. Se aferra a la lengua de su anfitrión para alimentarse de la sangre que corre por ella para luego, una vez atrofiada, unirse a sus músculos para pasar a formar parte del cuerpo del pez. No causa otros problemas a su ‘víctima’ y es el único caso conocido de parásito capaz de sustituir con éxito un órgano de su anfitrión.

Si eres pez, y especialmente un pargo lunarejo, este crustáceo de unos 4cm de largo podría ser tu peor pesadilla. Se aferra a la lengua de su anfitrión para alimentarse de la sangre que corre por ella para luego, una vez atrofiada, unirse a sus músculos para pasar a formar parte del cuerpo del pez. No causa otros problemas a su ‘víctima’ y es el único caso conocido de parásito capaz de sustituir con éxito un órgano de su anfitrión.