¡Explora Salmo 51, Pecado y más!

¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! Mi sacrificio es un espíritu contrito, Tú no desprecias el corazón contrito y humillado. (Salmo 51, 4.19)

¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! Mi sacrificio es un espíritu contrito, Tú no desprecias el corazón contrito y humillado. (Salmo 51, 4.19)

El que tiene las manos limpias y puro el corazón; el que no rinde culto a los ídolos, Él recibirá la bendición del Señor, la recompensa de Dios, su salvador. (Salmo 24, 4-5)

El que tiene las manos limpias y puro el corazón; el que no rinde culto a los ídolos, Él recibirá la bendición del Señor, la recompensa de Dios, su salvador. (Salmo 24, 4-5)

Tú eres mi Dios: ten piedad de mí, Señor, reconforta el ánimo de tu servidor, porque a ti, Señor, elevo mi alma. (Salmo 86, 3a.4)

Tú eres mi Dios: ten piedad de mí, Señor, reconforta el ánimo de tu servidor, porque a ti, Señor, elevo mi alma. (Salmo 86, 3a.4)

Doy gracias al Señor de todo corazón, en la reunión y en la asamblea de los justos. (Salmo 111, 1)

Doy gracias al Señor de todo corazón, en la reunión y en la asamblea de los justos. (Salmo 111, 1)

Bendito sea el Señor, Dios de Israel; el único que hace maravillas. Sea bendito eternamente su Nombre glorioso y que su gloria llene toda la tierra. (Salmo 72, 18-19)

Bendito sea el Señor, Dios de Israel; el único que hace maravillas. Sea bendito eternamente su Nombre glorioso y que su gloria llene toda la tierra. (Salmo 72, 18-19)

¡Vamos con alegría a la Casa del Señor! (Antífona Salmo 122)

¡Vamos con alegría a la Casa del Señor! (Antífona Salmo 122)

El cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos. (Salmo 19, 2)

El cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos. (Salmo 19, 2)

El Amor y la Verdad se encontrarán, la Justicia y la Paz se abrazarán; la Verdad brotará de la tierra y la Justicia mirará desde el cielo. (Salmo 85, 11-12)

El Amor y la Verdad se encontrarán, la Justicia y la Paz se abrazarán; la Verdad brotará de la tierra y la Justicia mirará desde el cielo. (Salmo 85, 11-12)

¡Feliz el que pone su confianza en el Señor! (Salmo 1, antífona)

¡Feliz el que pone su confianza en el Señor! (Salmo 1, antífona)

¡Santo, santo, santo es el Señor Todopoderoso! (Salmo 150, antífona)

¡Santo, santo, santo es el Señor Todopoderoso! (Salmo 150, antífona)

Pinterest
Buscar