¡Explora El Nombre, Optimismo y más!

Explorar temas relacionados

Para lo que la psicología bautizó con el nombre de resiliencia, Luichman dio con un término más ilustrativo, tragi-optimismo, concepto con el que transmite la filosofía vital predominante en nuestra época: la joie de vivre que nos mantiene a flote a pesar de la adversidad.

Para lo que la psicología bautizó con el nombre de resiliencia, Luichman dio con un término más ilustrativo, tragi-optimismo, concepto con el que transmite la filosofía vital predominante en nuestra época: la joie de vivre que nos mantiene a flote a pesar de la adversidad.

Jordi Vila Llàcer retoma el diálogo con movimientos de las vanguardias artísticas de carácter postcubista, con la obra de Joaquín Torres-García pero también con la de Paul Klee y Malevich, para producir obras que apuestan por la no-objetividad, situándose en la bisagra entre la figuración y la abstracción con “un juego expresivo de siluetas y colores que abre las posibilidades interpretativas con cada mirada”.

Jordi Vila Llàcer retoma el diálogo con movimientos de las vanguardias artísticas de carácter postcubista, con la obra de Joaquín Torres-García pero también con la de Paul Klee y Malevich, para producir obras que apuestan por la no-objetividad, situándose en la bisagra entre la figuración y la abstracción con “un juego expresivo de siluetas y colores que abre las posibilidades interpretativas con cada mirada”.

Los retratos de Joaquín Jara, sean pictóricos, escultóricos o fílmicos, expresan de un modo perturbador ese proyecto perpetuo que es la construcción-deconstrucción del Yo. Sus esculturas sufren un proceso involutivo, logrando la plena reintegración en el ciclo natural. En sus pinturas plasma con una técnica implacable procesos de simbiosis de los cuerpos con el entorno, de las sensaciones con la materia, y la adaptación de la conciencia al transcurso del tiempo.

Los retratos de Joaquín Jara, sean pictóricos, escultóricos o fílmicos, expresan de un modo perturbador ese proyecto perpetuo que es la construcción-deconstrucción del Yo. Sus esculturas sufren un proceso involutivo, logrando la plena reintegración en el ciclo natural. En sus pinturas plasma con una técnica implacable procesos de simbiosis de los cuerpos con el entorno, de las sensaciones con la materia, y la adaptación de la conciencia al transcurso del tiempo.

Marta Beltrán inspecciona la estética de la cultura popular practicando curiosos trasvases entre géneros fílmicos y cómics underground. Centrando su análisis en el tratamiento de la figura femenina en el cine y la literatura, despoja de todo glamour a divas de la época dorada de Hollywood o vedettes de la canción, haciéndolas ingresar en su particular fanzine de esperpentos mediáticos.

Marta Beltrán inspecciona la estética de la cultura popular practicando curiosos trasvases entre géneros fílmicos y cómics underground. Centrando su análisis en el tratamiento de la figura femenina en el cine y la literatura, despoja de todo glamour a divas de la época dorada de Hollywood o vedettes de la canción, haciéndolas ingresar en su particular fanzine de esperpentos mediáticos.

La bitácora creativa de Neil Haddon ha discurrido entre dos polos: la revisión de las vanguardias abstractas (del suprematismo al minimalismo) y la paráfrasis iconográfica del sensacionalismo de los noticiarios. Ambas líneas de investigación formal coinciden en constatar la dificultad de separar lo real y el ideal, la verdad del simulacro.

La bitácora creativa de Neil Haddon ha discurrido entre dos polos: la revisión de las vanguardias abstractas (del suprematismo al minimalismo) y la paráfrasis iconográfica del sensacionalismo de los noticiarios. Ambas líneas de investigación formal coinciden en constatar la dificultad de separar lo real y el ideal, la verdad del simulacro.

La obra de Sergio Mora es una especie de patchwork conceptual hecho de retales de heteróclita procedencia. Logra armonizar el glamour de Bettie Page y el rockabilly californiano con la parafernalia flamenca y lo cañí; fusiona motivos devocionales de la pintura católica con las típicas pin-ups hawaianas de los tatuajes portuarios, o bien, nos adentra en paisajes alpinos donde nos topamos con algún personaje escapado de una película de serie B, o en los que conejillos blancos nos conducen…

La obra de Sergio Mora es una especie de patchwork conceptual hecho de retales de heteróclita procedencia. Logra armonizar el glamour de Bettie Page y el rockabilly californiano con la parafernalia flamenca y lo cañí; fusiona motivos devocionales de la pintura católica con las típicas pin-ups hawaianas de los tatuajes portuarios, o bien, nos adentra en paisajes alpinos donde nos topamos con algún personaje escapado de una película de serie B, o en los que conejillos blancos nos conducen…

Mariana Mizarela recupera la fuerza subversiva que el fotomontaje tuvo en el periodo de entreguerras para deconstruir una realidad demasiado caótica como para poder ser interpretada con procedimientos plásticos tradicionales. La negación pura del primer dadá dio paso al agit-prop de El Lissitsky y Rodchenko, pero también al espíritu satírico de John Heartfield y Hannah Höch. Mizarela bebe de todos estos modelos históricos rescatando de los mercadillos revistas y periódicos de aquella época a…

Mariana Mizarela recupera la fuerza subversiva que el fotomontaje tuvo en el periodo de entreguerras para deconstruir una realidad demasiado caótica como para poder ser interpretada con procedimientos plásticos tradicionales. La negación pura del primer dadá dio paso al agit-prop de El Lissitsky y Rodchenko, pero también al espíritu satírico de John Heartfield y Hannah Höch. Mizarela bebe de todos estos modelos históricos rescatando de los mercadillos revistas y periódicos de aquella época a…

Monique van Steen explora las potencialidades expresivas de primeros planos de rostros femeninos y  logra registrar las minúsculas reverberaciones íntimas que subyacen a la imagen exterior de uno mismo. En esta ocasión subvierte la calma que irradia la Joven de la Perla de Vermeer, al encender la paleta y desestabilizar la apariencia sosegada del semblante, haciendo aflorar lo subjetivo.

Monique van Steen explora las potencialidades expresivas de primeros planos de rostros femeninos y logra registrar las minúsculas reverberaciones íntimas que subyacen a la imagen exterior de uno mismo. En esta ocasión subvierte la calma que irradia la Joven de la Perla de Vermeer, al encender la paleta y desestabilizar la apariencia sosegada del semblante, haciendo aflorar lo subjetivo.

Pinterest
Buscar