¡Explora Interiores, Dormitorio Principal y más!

Explorar temas relacionados

Cama, cocina, salón y mucho más en una misma estancia.... ¡Nos encanta!

Vivir en 35 metros con estilo es posible

Cama, cocina, salón y mucho más en una misma estancia.... ¡Nos encanta!

Estantería con cuerdas y una tabla / Via www.burkatron.com

Estantería con cuerdas y una tabla

Estantería con cuerdas y una tabla / Via www.burkatron.com

Cabeceras hechas por ti misma para decorar tu cuarto

Cabeceras hechas por ti misma para decorar tu cuarto

Once años es un niño que estudiará en sexto grado, que ya sabe que son dos y cómo se hace para multiplicar. En eso estamos nosotros vida mía, somos dos aprendices en esta carrera en la que nunc...

Cocina comedor rústica con aires vintage que combina función y belleza. Destacan la barra en madera bruta, grandes lámparas de mimbre y banquetas en rojo y turquesa.

Una cocina elegante sport

Cocina comedor rústica con aires vintage que combina función y belleza. Destacan la barra en madera bruta, grandes lámparas de mimbre y banquetas en rojo y turquesa.

Lámparas que toda adolescente deberia tener en su habitaciòn ⋮ Es la moda

Lámparas que toda adolescente deberia tener en su habitaciòn

Lámparas que toda adolescente deberia tener en su habitaciòn ⋮ Es la moda

/Truco: utiliza las mismas perchas para dar sensación de orden y uniformidad a tu armario./

/Truco: utiliza las mismas perchas para dar sensación de orden y uniformidad a tu armario./

Sé que aún eres muy pequeña para poder leer por ti misma todo esto; pero el día que puedas hacerlo, y cuando llegues a esta parte de mi carta, te voy a pedir algo... ¿Te acuerdas del duende que vivía en un parque y guardaba sueños de colores en un frasco? ¿Sí?... Ahora cierra tus ojos e imagina lo siguiente:    Un buen día, ese duendecito que vivía en un parque, estaba muy, muy aburrido y vació su frasco de sueños para irse por ahí a recolectar otra cosa. Caminó por las calles y se subía…

Sé que aún eres muy pequeña para poder leer por ti misma todo esto; pero el día que puedas hacerlo, y cuando llegues a esta parte de mi carta, te voy a pedir algo... ¿Te acuerdas del duende que vivía en un parque y guardaba sueños de colores en un frasco? ¿Sí?... Ahora cierra tus ojos e imagina lo siguiente: Un buen día, ese duendecito que vivía en un parque, estaba muy, muy aburrido y vació su frasco de sueños para irse por ahí a recolectar otra cosa. Caminó por las calles y se subía…

Pinterest
Buscar