¡Explora Granadas, Jardines y más!

De izquierda a derecha: Federico, Zenobia Campubrí, Isabel García Lorca, Emilia Llanos, Juan Ramón Jiménez y Concha García Lorca, Granada, en los Jardines del Generalife, en 1924.

De izquierda a derecha: Federico, Zenobia Campubrí, Isabel García Lorca, Emilia Llanos, Juan Ramón Jiménez y Concha García Lorca, Granada, en los Jardines del Generalife, en 1924.

2.Federico García Lorca de pequeño

2.Federico García Lorca de pequeño

Hay una carta cruzada entre Federico García Lorca y Rafael Rodríguez Rapún, escrita en Argentina, y desde la añoranza, dice el poeta :«Me acuerdo muchísimo de ti. Dejar de ver a una persona con la que ha estado uno pasando, durante meses, todas las horas del día es muy fuerte para olvidarlo. Máxime si hacia esa persona se siente uno atraído tan poderosamente como yo hacia ti»

Hay una carta cruzada entre Federico García Lorca y Rafael Rodríguez Rapún, escrita en Argentina, y desde la añoranza, dice el poeta :«Me acuerdo muchísimo de ti. Dejar de ver a una persona con la que ha estado uno pasando, durante meses, todas las horas del día es muy fuerte para olvidarlo. Máxime si hacia esa persona se siente uno atraído tan poderosamente como yo hacia ti»

Lorca con otros miembros de "La Barraca", en Alicante

Lorca con otros miembros de "La Barraca", en Alicante

Pío Baroja, el árbol de la Ciencia y más. | Matemolivares

Pío Baroja, el árbol de la Ciencia y más. | Matemolivares

Recordando a Jean Paul Sartre: Sus frases. (Trianarts)

Recordando a Jean Paul Sartre: Sus frases. (Trianarts)

Búsqueda de los restos de García Lorca

“Los familiares no necesitamos saber cuántos tiros le dieron a Federico”

Búsqueda de los restos de García Lorca

En su cuarto en Granada, bajo un cuadro que le regaló Dalí, 1925

En su cuarto en Granada, bajo un cuadro que le regaló Dalí, 1925

PEQUEÑO VALS VIENES / ENRIQUE MORENTE & LAGARTIJA NICK

PEQUEÑO VALS VIENES / ENRIQUE MORENTE & LAGARTIJA NICK

Y yo lo oigo y no puedo gritar, sino vamos adelante, con la boca llena de veneno y con unas ganas enormes de huir, de quitarme los zapatos, de descansar y no moverme más, nunca, de mi rincón.

Y yo lo oigo y no puedo gritar, sino vamos adelante, con la boca llena de veneno y con unas ganas enormes de huir, de quitarme los zapatos, de descansar y no moverme más, nunca, de mi rincón.

Pinterest
Buscar