Karol Otey
Más ideas de Karol
No obligues a nadie a quedarse, mejor obligalos a irse; quien insista en quedarse es quien vale la pena.

No obligues a nadie a quedarse, mejor obligalos a irse; quien insista en quedarse es quien vale la pena.