onas2

onas2

indigenas patagonia - Buscar con Google

indigenas patagonia - Buscar con Google

Ulen, el bufón masculino, entretenía al público durante el hain, rito que las mujeres realizaban en una choza de troncos para iniciar a las hijas en la magia, mientras los hombres debían permanecer afuera. Foto: Martín Guisande

Ulen, el bufón masculino, entretenía al público durante el hain, rito que las mujeres realizaban en una choza de troncos para iniciar a las hijas en la magia, mientras los hombres debían permanecer afuera. Foto: Martín Guisande

11 fotos increíbles del rito ona que desapareció hace un siglo en Tierra del Fuego - Laika

11 fotos increíbles del rito ona que desapareció hace un siglo en Tierra del Fuego - Laika

x

K’termen, el espíritu bebé de Xalpen, cubierto de rojo ocre y cubierto de plumas de ganso, es presentado a las mujeres por el chamán Tenenesk. Foto: Martín Gusinde

Según el mito, los hombres vivían en un clima de temor y sometimiento y debían trabajar de de sol a sol, no solo para cazar y proveer lo necesario para la vida del grupo, sino que también debían ocuparse de los niños y desempeñar las tareas domésticas. Los hombres jamás se animarían a intentar una rebelión sabiendo que los poderes rectores del universo habían ordenado que las mujeres los dominaran para siempre. Foto: Martín Guisande

Según el mito, los hombres vivían en un clima de temor y sometimiento y debían trabajar de de sol a sol, no solo para cazar y proveer lo necesario para la vida del grupo, sino que también debían ocuparse de los niños y desempeñar las tareas domésticas. Los hombres jamás se animarían a intentar una rebelión sabiendo que los poderes rectores del universo habían ordenado que las mujeres los dominaran para siempre. Foto: Martín Guisande

Picunches

Picunches

HAIN,ONAS,SELKNAM

HAIN,ONAS,SELKNAM

Una de las cosas que más aterrorizaba a los hombres era Xalpen, que rara vez les era mostrada, pero se les hacía creer que los devoraría si no le llevaban abundante carne para saciar su apetito. Las mujeres hacían ruidos y movían objetos dentro de la choza para simular que ellas mismas corrían peligro si Xalpen no era saciada, entre tanto cocinaban la carne para festejar su dominio y la estupidez de los hombres. Foto: Martín Guisande

Una de las cosas que más aterrorizaba a los hombres era Xalpen, que rara vez les era mostrada, pero se les hacía creer que los devoraría si no le llevaban abundante carne para saciar su apetito. Las mujeres hacían ruidos y movían objetos dentro de la choza para simular que ellas mismas corrían peligro si Xalpen no era saciada, entre tanto cocinaban la carne para festejar su dominio y la estupidez de los hombres. Foto: Martín Guisande

Las únicas mujeres supervivientes eran las niñas que todavía no habían sido iniciadas en el secreto. Los hombres se marcharon y guardaron luto por sus madres, esposas e hijas, pero decidieron adoptar el hain para sí mismos y engañar y dominar a las mujeres del mismo modo que antes habían sido engañados y dominados ellos. A toda mujer se le prohibió acercarse al hain bajo pena de muerte, la misma que sufriría cualquier hombre que divulgara el secreto. Los espíritus que personificaban eran…

Las únicas mujeres supervivientes eran las niñas que todavía no habían sido iniciadas en el secreto. Los hombres se marcharon y guardaron luto por sus madres, esposas e hijas, pero decidieron adoptar el hain para sí mismos y engañar y dominar a las mujeres del mismo modo que antes habían sido engañados y dominados ellos. A toda mujer se le prohibió acercarse al hain bajo pena de muerte, la misma que sufriría cualquier hombre que divulgara el secreto. Los espíritus que personificaban eran…

Pinterest
Buscar